“Drunk Football”, la moda que llega de Noruega

| | “Drunk Football”, la moda que llega de Noruega

En el norte de Europa combinaron las tres pasiones de los varones: alcohol, fútbol y amigos. Pero todo a la vez. El resultado es una tendencia que se va a imponer fácil en nuestras canchas.

En esta nota: , , ,

El frío de Noruega pega duro y nada alcanza para combatirlo. O será que cualquier excusa es buena para tomar alcohol. Y qué mejor que combinar dos de las más grandes pasiones de los varones, pavotes, como nosotros: el alcohol y el fútbol. Y si es con amigos, mejor todavía.

Así, los noruegos inventaron una nueva modalidad. Ya no se trata de tomarse un par de cervezas después del partido, sino mamarse bien antes de jugar. El ‘Drunk Football’ (fútbol para borrachos) consiste en que los futbolistas deben estar completamente ebrios para poder competir.

Es más, se le hace un control de alcoholemia, tan temido por los conductores. Si el futbolista no tiene por lo menos un gramo de alcohol por litro de sangre, no puede jugar. Y si al convertir un gol, no supera esa marca en el test, el tanto se anula.

En la Argentina, hay una larga lista de jugadores profesionales que fueron acusados de jugar borrachos. Y el abanderado de ellos fue el loco René Houseman, quien asegura que hasta le hizo un gol a River Plate, sin que nadie notara su estado, salvo sus compañeros, que sospecharon cuando lo bañaron con agua fría antes de entrar a la cancha.

¿Cuándo lo ponemos de moda en la Argentina?