¿Cómo festejar un San Valentín “poliamoroso”?

| | ¿Cómo festejar un San Valentín “poliamoroso”?

Relaciones abiertas y enamoramientos múltiples sin celos. Un festejo diferente, sólo para muy audaces.

En esta nota: , , , , , , , ,

Se viene San Valentín 2018 y dicen los que saben que las nuevas tendencias indican que ya no se celebra sólo de a dos. Desde hace un tiempo, el amor libre, tan aceptado socialmente en algunos países de Europa, se instaló en la Argentina y crece día a día con las nuevas generaciones. Inmenso e infinito, parejas que no se aburren ni se dejan caer en la rutina.

En total desacuerdo con la mentira, los engaños, la infidelidad; las relaciones poliamorosas y las parejas abiertas se proclaman mucho más saludables y duraderas. La palabra Poli, significa “muchos” y se instaló a principios de los ´90, cuando comenzó a desarrollarse este movimiento de forma global.

“Los Poliamorosos siguen las leyes al pie de la letra: ambos pueden enamorarse y tener relaciones sexuales con más de una persona. Todo está permitido y consensuado. No hay mentiras ni nada que ocultar. Pueden vivir todos juntos o en casas separadas. Tener días establecidos (los martes son para María, los jueves para Pedro y los fines de semana son de Juan). Tantas opciones como el acuerdo de las parejas lo permitan. Comunicación, límites claros, confianza y celos fuera del hogar”, explica Mariela Tesler, sex coach y directora de Isabellina.

Para la especialista, hace tiempo que se impuso un nuevo modelo amoroso en muchas parejas y lo explica así: “Si podemos amar a nuestros hijos por igual, nuestros padres o amigos, sin sentir que por amar a uno no nos queda amor para el otro, lo mismo pregonan estas parejas, que, mucho más libres, entienden que no está bien atarnos a una sola persona hasta que la muerte nos separe”.

Eso sí, para poder disfrutar de esta idea de poliamor, hay que aprender a controlar los celos y el ego. Quienes intentan esta práctica cuentan, en su mayoría, que sufrieron mucho en el pasado, pero lograron superar ese sentimiento primario de posesión y los hizo crecer.

Relacionando esta tendencia con San Valentín, Tesler explica que “Las relaciones abiertas también se unen a las historias y vivencias sin fin. Casarse o noviar sin ‘cazarse’. Dejar de sentirse atado o atada a un dueño o dueña que nos posee. Vivir sintiéndonos libres de expresar lo que la energía del momento genere. Y está todo bien. No estamos hablando de salir a acostarse con cualquiera. Estamos hablando de posibilidades de enamorarnos, de ser compañeros. Dejar aflorar sentimientos, sensibilidad, compromiso. Pero no con una sola pareja, sino con varias a la vez. Un San Valentín diferente, que permite celebrar con numerosas personas en diversos momentos. Pero con el consentimiento de todos y sin la necesidad de borrar mensajitos o ponerle clave al celular”, completa.