La tormentosa vida de una adicta al sexo

| | La tormentosa vida de una adicta al sexo

No te pierdas esta historia increíble

La palabra adicción puede ser definida como un hábito o conducta peligrosa del que no se puede prescindir o resulta muy difícil hacerlo por razones de dependencia psicológica o incluso fisiológica. A veces puede resultar difícil relacionar que existen adicciones que no tengan que ver con drogas o sustancias. El caso de Laurie Woodruff es prueba de ello. En una entrevista al diario inglés The Sun la mujer de 30 años y oriunda de la ciudad de Sheffield contó el tormento que vivió desde chica. Sobre su debut sexual a las 12 años de edad contó: “Era menor y sabía que estaba mal, pero simplemente sabía que era altamente sexual. Me gustaban los varones y las mujeres, y no podía esperar para comenzar a tener citas”.

En el marco de la presentación de su libro “Diario de una adicta sexual”, Laurie contó que su problema fue in crescendo. No solo perdió la cuenta de los hombres con los que había tenido sexo sino que declaró sentirse atrapada. “El sexo me controla a mí. Yo lo permito, pero temo que un día me destruya. La adicción roe mi alma. Nunca estoy satisfecha, siempre quiero más. Cada acción que hago, es por amor al sexo” comentó. A diferencia de una persona normal, ella no necesitaba ninguna app de citas o encuentros sexuales sino que un simple mensaje en Instagram era motivo para entablar una conversación y terminar teniendo sexo: “Dormía con varios hombres incluso cuando ni tenía ganas. No podía controlar el deseo. Supongo que quería la emoción de una conexión” disparó la inglesa. Además comentó que incluso llegó a tener sexo con hasta 6 hombres al mismo tiempo mientras su pareja de aquel momento observaba.

Sin embargo su vida dio un giro inesperado cuando su hijo Henry, hoy con un año y medio de edad llegó al mundo. “He perdido la cuenta de los hombres con los que me he acostado, pero deben estar entre 100 y 200. Nunca podría tener suficiente. Y fue solo cuando me di cuenta de cómo eso podría afectar a mi hijo Henry que obtuve ayuda. Estar dominada siempre me ha gustado, pero me convertí en una esclava de este tipo de personas”.

Para recuperarse, Laurie tomó un test en el sitio web “Sex and Love Addicts Anonymous” para ver si realmente lo que padecía era una adicción. Con los resultados en mano comenzó un programa de recuperación en el cual pudo establecer una conexión con personas que estaban pasando por la misma situación. “Soy una persona sexual, siempre lo he sido y siempre lo seré, y no hay vergüenza en eso. Pero encontré una manera de canalizar la energía sexual excesiva hacia otras cosas, como mi carrera. Antes, mi adicción me controlaba, ahora yo la controlo” declaró.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *