Los 5 mitos del cine porno que no pasan en la vida real

| | Los 5 mitos del cine porno que no pasan en la vida real
En esta nota: , , ,

Al igual que en cualquier otra categoría, el cine porno se permite varias licencias para eludir la realidad con tal de cautivar al espectador.

Así que no importa cuántas horas le hayas dedicado, entre el porno y la realidad existe un abismo que hay que compensar porque en la cama no todo es tan sencillo.

Estas son los 5 mitos del cine XXX que no suceden en la vida real.

Los oficios

Ser plomero, delivery o trabajar para la empresa de cable, no te aseguran en lo más mínimo intimar con la cliente. No importa qué tan amable o simpática sea, eso no te garantiza el polvo. Muy pocas veces se concretan esas fantasías.

Los tríos

En todas las películas porno, ellas no solo se muestran abiertas a invitar a un tercero, sino que se vuelven locas a la hora de abrirse con alguien más.

Los celos, la sensación de violar la intimidad, el pudor y la desconfianza son algunas de las barreras que ponen un freno a una fantasía recurrente en los hombres.

La duración

En los films XXX los actores tienen un rendimiento exagerado que dura hasta 40 minutos; incluso, en algunas ocasiones con más de una mujer. Por supuesto, eso está muy alejado del tiempo real, en el que, en promedio, un hombre lo hace entre 7 y 12 minutos.

¿Cuál es el “truco” de los actores? Usan cremas desensibilizadoras (no lo intentes) y los directores suelen realizar varios cortes entre escenas, que luego son editadas.

Dónde acabar

Las actrices porno disfrutan cuando los hombres las maquillan con leche. Si no le acaban adentro, la cara suele ser el segundo destino.

Si ella no lo pide o no lo autoriza, no lo hagas. Asumir que ella va a estar contenta con la idea es un error gravísimo.

La Playa

El sol, la arena y el sonido de las olas romper con fuerza pueden parecer un escenario romántico ideal para coger. En las películas suelen usarla como método para recrear el momento de chamuyo o para el sexo a escondidas.

Sin embargo, a menos que seas un adolescente gobernado por las hormonas, la playa es una complicación. La arena y el agua salada pueden provocar infecciones, y es muy raro que no haya alguien mirando.