Los 9 trastornos sexuales más comunes

| | Los 9 trastornos sexuales más comunes

Muchas personas acuden al psicólogo creyendo tener un problema, ¿cómo diferenciar un trastorno de los gustos?

En esta nota: , , , , , , , ,

El creciente número de casos de personas que van al psicólogo para reportar un caso de trastorno sexual, lleva a pensar que o bien existe mayor conciencia sobre estas problemáticas o los casos aumentaron notablemente.

Se trata de personas que se consideran “enfermas” porque tienen conflictos, por ejemplo, al tratar de tener relaciones más de dos veces por semana con su pareja. Existen otros casos en que las personas sienten que son homosexuales porque les gusta tener sexo anal con sus parejas. Algunas mujeres consideran que tienen problemas porque durante la semana no lubricaron.

Para sorpresa de muchos, que van con un autodiagnóstico funesto, se trata de preferencias o gustos. Los trastornos sexuales en realidad son estados psicológicos o del comportamiento, que afectan en cierta forma a la sexualidad. Muy probablemente no hace falta que se trate con un psicoanalista, pero quizás si deba ver a un sexólogo si su pareja no tiene los mismos intereses.

1) Voyeurismo

Los que padecen de esta fascinación son personas generalmente tímidas, que presentan dificultades para establecer y mantener relaciones de pareja. Suele estar más asociado a los hombres y consiste en lograr excitarse al sólo observar a personas desnudas o realizando actividad sexual. Un voyeur consigue mayor placer si su actividad se realiza sin el permiso de las personas que observa.

2) Trastornos de excitación

Ocurre de igual manera en hombres y mujeres, en ellas se centra en la incapacidad de mantener buena lubricación hasta que se termina el encuentro sexual, mientras que en ellos se da en la imposibilidad de mantener una erección total o parcial durante el acto sexual.

3) Froteurismo

Se trata de la excitación erótica a través del rozamiento de los genitales con el cuerpo de otra persona, sobre todo aquel que se realiza sin el consentimiento de los demás. Este tipo de trastornos suelen darse con frecuencia en transporte público, pubs, boliches y otros ambientes concurridos. En algunos casos, se acompaña de masturbación, mientras que los hombres de 15 a 30 años son los más afectados por esta afección.

4) Vaginismo

Exclusivo de las mujeres, ellas lubrican de forma perfecta, se excitan con facilidad, pero al momento de la penetración, un súbito espasmo contrae los músculos vaginales, ocasionando el cierre de la abertura. Todo un problema en las parejas, ya que el sexo suele ser muy doloroso. A veces el uso de lubricantes ayuda, pero hay casos extremos que deben ser tratados por profesionales.

5) Aversión al sexo

Existen personas que prefieren evitar el sexo y contacto genital a toda costa. Quienes lo padecen, se ven sometidos además a grandes niveles de ansiedad y miedo. Manifiestan a las claras sufrir pavor al sexo y sus consecuencias, así como las ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual) y el embarazo.

6) Exhibicionismo

Algunas personas sólo alcanzan altos niveles de excitación a través de la exposición de sus genitales al público de forma espontánea. Suelen frecuentar lugares públicos y no tienen pudor a la hora de desnudarse y mostrar sus partes al primero que pasa. Muchas películas tocan el tema de cerca, con escenas en la que los hombres usan pilotos largos y debajo nada. En su mayoría, las personas que sufren este trastorno también son retraídas y tímidas.

7) Fetichismo

Algo muy común, casi que no es considerado un trastorno, ya que tiene que ver más con ciertas modas, que otra cosa. Las personas que lo padecen se excitan mucho al ver una persona utilizando determinada ropa como tacos, cierta ropa interior o vestidos cortos, así como pelucas, ligas o medias. El problema comienza cuando se masturban y sólo consiguen placer mediante el objeto inanimado. En algunos casos, el travestismo también está asociado al fetichismo.

8) Trastornos del orgasmo

En esta categoría se engloban la disfunción sexual y eyaculación precoz. Entre las más comunes del sexo femenino está la anorgasmia, que se caracteriza por la ausencia o retraso del orgasmo durante el encuentro sexual. Por su parte, los hombres sufren una incapacidad de dilatar o retener la eyaculación durante el sexo y a veces se da en los primeros segundos del coito.

9) Masoquismo

Este trastorno implica la necesidad de sentir humillación y maltrato para conseguir placer. En algunos casos suele ser realmente dañino para algunas personas, ya que a mayor nivel de daños, más el placer. Algunos no miden consecuencias y las lesiones que sufren suelen ser de por vida.

Notas relacionadas:

¿Cómo mejorar sus orgasmos?

Cinco fantasías sexuales femeninas

Mentiras que te roban el placer