Nueva tendencia: Malka Porn

| | Nueva tendencia: Malka Porn

¡Mirá los problemas que hay en Corea del Sur con este tipo de pornografía!

En esta nota: , , ,

Si hay algo que distingue a la pornografía es que existe una categoría para casi todo. De esa manera todos aquellos que la consumen pueden ser ultra específicos con lo que desean ver. El “Molka Porn” es un género que consiste en grabar de manera anónima distintas situaciones en las cuales él o la protagonista no es consciente de que está siendo grabado. Es decir una suerte de espionaje sexual.

Desde cámaras escondidas en la calle hasta webcams introducidas en vestuarios o inodoros, esta actividad es considerada dentro de Corea del Sur como una epidemia según varios medios internaciones. Como si esto fuese poco, el consumo de este tipo de pornografía está penado por ley y, en el último año, ha movido clandestinamente alrededor de 22.897 millones de euros. Gran parte de ese dinero es obtenido gracias al pago, por parte de los usuarios, de 45 dólares para poder ver el material en sitios web que le escapan a la justicia surcoreana.

En este último tiempo, este fenómeno ha crecido de manera alarmante. No hay que olvidar que con el auge de los smartphones resulta realmente sencillo, sobre todo en países de fácil acceso a la tecnología como Corea del Sur, poder grabar un video sin que la protagonista se de cuenta. Tal fue el incremento de este tipo de porno espionaje que en junio de 2018, 22 mil mujeres marcharon bajo el lema “Mi vida no es tu porno”. Además muchas de ellas quisieron manifestarse con máscaras para ocultar su identidad y evitar que las identifiquen.

Si bien consumir y generar pornografía está penado con hasta 5 años de prisión y multas de hasta 23 mil 492 euros, solo el 2% de las denuncias llegan a confirmarse como caso judicial. Por eso y según el New york Times, el gobierno de Corea del Sur ya hay tomado cartas en el asunto y ha destinado 8 mil inspectores para que recorran los 20 mil baños públicos todos los días en busca de cámaras que intenten vulnerar la privacidad de las personas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *