">
 

Razones para dormir con locas

| | Razones para dormir con locas

NUNCA VAMOS A DECIR ACÁ QUE SON TODAS IGUALES, NI NADA PARECIDO. CADA CHICA TIENE SU PARTICULARIDAD Y HAY QUE SABER TRATARLA. PERO ALGUNAS, LAS ESPECIALES, NOS LLEVAN AL ÉXTASIS, AL PLACER INFINITO.

En esta nota: , , , , , ,

1 TIENE MÁS GANAS QUE VOS. La noche en la que te encontrás con una loca que tiene más ganas de coger que vos, sentís que tocaste el cielo con las manos. Antes, le encontrabas defectos: tiene poca teta, me gustan más rubias, nunca dice nada, y boludeces por el estilo. Vos sabés que no es la chica de tus sueños, que quizá no sea la mejor para presentar y tenés miedo de que te coma la billetera. Pero ella le pone garra, más garra que vos (si eso fuera posible, nosotros siempre tenemos ganas) y eso te vuelve loco. Adelante. Disfrutá y olvidate de lo demás.

2 SE ANTICIPA A LO QUE LE VAS A PEDIR. Ponele que están haciendo zapping, boludeando en el sillón, sin encontrar una peli que valga la pena. Es la tercera vez que están
juntos. De golpe, la chica se para, te lleva de la mano a la cama, saca un pomo de gel lubricante de la cartera y te pregunta: “¿Probamos por el camino de tierra?”

3 TOMA LA INICIATIVA. Están comiendo unas pizzas de dorapa porque no tenés un mango para llevarla a cenar como corresponde y te tira: “¿Y si vamos a un telo? Hoy cobré un laburo, lo pago yo”.

4 DIOS EXISTE. Noche de joda, boliche, tragos, regreso a casa con dos amigas. Muy ebrios los tres, una cae derrotada en la cama, dormida, mientras vos te ponés a trabajar con la otra. Una mirada al costado, la dormida, boca abajo, deja ver todo lo que soñaste cuando la viste llegar con una mini. Estirás la mano para cumplir con tu sueño de tocar, mientras pensás “¿a ver si Dios existe? Se despierta, molesta, y se da cuenta de que la otra loca y vos están más unidos que el chino y el arroz. Dios existe y la segunda loca se prende en un trío como nunca imaginaste.

5 FRESCURA TOTAL. La minita está buena y vos estás como loco porque nunca tuviste una novia tan linda. La miran todos y vos sentís que sos el más grande. Y ella, loca, entregada totalmente a vos. Felices, viven un amor como en las películas. Y te sorprende en cada salida. Van de noche en el auto hablando pavadas y de la nada te muestra una lola. Van a almorzar por ahí y te tira algo al piso para que, por debajo de la mesa descubras que no se puso ni siquiera el hilo dental que tanto te gusta.