Siete tips para besar íntimamente a las chicas

| | Siete tips para besar íntimamente a las chicas

La zona íntima de la mujer es muy delicada. Consejos y cuidados antes del sexo oral.

En esta nota: , , , , , ,

A todos nos gusta “bajar” ahí, pero pocos dominan el arte de hacerlo. Eso sí, la falta de conocimiento no es exclusiva culpa de los varones, sino que las chicas también tienen responsabilidad, porque no siempre tienen la seguridad para decirle a su pareja sexual qué es lo que les gusta, por pudor o lo que sea.

 

Un estudio de la Universidad de Haifa, dirigido por el sexólogo Isaac Albolovich recabó datos de un grupo de chicas que no fueron complacidas suficientemente en el sexo oral y revelaron lo que les gusta y lo que no a la hora de recibir sexo oral. Estas son las siete cosas que los varones deben saber antes de ocuparse de la zona íntima de una mujer.

 

Prohibido chupar: la zona genital es muy delicada, así que hay que cuidar de no provocar una inflamación en el labio menor, dolor que puede hasta impedir caminar

 

La importancia del cambio de ritmo: clave en el fútbol, es importante también para soprender a la chica. Los especialistas recomiendan iniciar el sexo oral suavemente y terminar con algo de fuerza.

 

Justa y Celina: se recomienda iniciar el sexo oral con mucho juego previo y no ahorrar saliva, en caso no haya un lubricante saborizado disponible.

 

Avanti con la lingua: las chicas sienten placer en toda su zona íntima. Por eso, los hombres no solo deben concentrarse en el clítoris, sino recorrer toda la vagina.

 

Cuarto cómodo y calentito: para alcanzar el orgasmos se necesita concentración, estimulación y una buena posición en la que el varón y la chica estén cómodos y disfruten del momento.

 

Ahí, ahí, ahí: el clítoris es la zona más sensible de la mujer, estimularlo con mucha fuerza puede llegar a ser doloroso o incómodo.

 

Con los deditos, sí: se recomienda estimular la zona íntima de la mujer con los dedos índice y medio, introduciéndolos en la vagina y moviéndolos como si estuvieran haciendo la seña a alguien que venga, teniendo en cuenta el famoso punto G, con cuidado, sensualidad y amor.