Los secretos orgásmicos de África

| | Los secretos orgásmicos de África

El Kunyaza significa “sexo mojado o húmedo”, que implica la eyaculación femenina.

En esta nota: , , , ,

Somos inquietos y siempre queremos saber más. Así que cuando nos hablaron del orgasmo africano, nos tiramos de cabeza. No es que tipos como nosotros necesitemos aprender nada, pero nunca está de más echarle un vistazo a la información de los especialistas.

Por eso, hablamos con Mariela Tesler, sex coach, especialista en seducción y directora de Isabellina, para que nos explique un poco las similitudes y diferencias del placer en el continente negro.

“Las culturas experimentan de diversos modos la sexualidad y construyen socialmente diferentes estrategias para alcanzar el placer. Acercarnos a estas experiencias nos permite enriquecer nuestra propia práctica sexual cotidiana”, explica Tesler.

“En este sentido”, dice la especialista, “los pueblos de Ruanda pueden darnos una enseñanza con su interesante secreto orgásmico: Kunyaza. La palabra tiene varios significados pero el principal de todos ellos es “sexo mojado o húmedo”, que implica la eyaculación femenina”.

Según la descripción de Tesler, el “Kunyaza” exige dos tipos de estimulación que se realizan sobre las zonas erógenas de la mujer. Por un lado, una estimulación externa: se fricciona con un ritmo constante el clítoris, con la cabeza del miembro erecto, que puede ser sujetado con la mano o entre los dedos índice y medio moviéndolos con igual velocidad de arriba abajo o de un lado para otro, pasándolo por toda el área de la vulva sin llegar a penetrar.

“Después de la lubricación vaginal realizada en la previa, el hombre penetra, pero sin llegar a introducir el pene completamente, para lubricarlo y a volver a realizar la práctica anterior. Luego repite los movimientos circulares en la apertura de los labios menores y se extiende este mismo movimiento hacia el clítoris, los labios menores y la apertura de la vagina.Luego continúa rozando su miembro desde el comienzo del cuerpo del clítoris. Luego, el hombre debe dirigir su miembro hacia el perineo. Las caricias con el glande van desde el inicio del cuerpo del clítoris hasta la región anterior al ano” continúa describiendo Tesler.

“Por otro lado, una estimulación interna, en la cual que el hombre hace movimientos intravaginales horizontales, verticales y circulares, estimulando directamente las paredes del canal vaginal, lo que usualmente produce más placer que la penetración normal. El placer será mayor si alterna penetraciones superficiales y profundas, lo que en Ruanda llaman “gucuga” y “gucumita”. Todos los movimientos deben ser lentos y delicados, y van in crescendo de acuerdo con el progresivo incremento de excitación y lubricación de las áreas, que nos va a permitir alcanzar múltiples orgasmos”, completa la especialista.