martes 26 de mayo de 2020
Perfil.com
CHICAS | 30-04-2020 10:33

Efecto cuarentena, menos sexo y nuevas variantes

Un estudio ha revelado como se adaptan las personas al aislamiento social, preventivo y obligatorio ¡Mirá!

Todo cambio en la rutina diaria de una persona necesita tiempo para poder ser procesado y asimilado. El aislamiento social, preventivo y obligatorio impuesto por el gobierno, como método de lucha contra la propagación del Coronavirus, cumplió 41 días. Si bien es incierto el tiempo necesario para asimilar esta nueva situación, cada minuto que pasa favorece la adaptación al escenario actual.

En ese contexto, Justin Lehmiller, psicólogo social e investigador del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana, ha elaborado un estudio para comprender como la cuarentena ha modificado el comportamiento sexual de las personas. 2 mil individuos formaron parte de una investigación que pudo establecer que la actividad sexual de las personas ha mermado. “A pesar de todo lo que hemos escuchado en los medios, sobre las personas y la cantidad de sexo que están teniendo, hemos observado que la actividad sexual es menor. Incluyendo la autosatisfacción.”, explicó Lehmiller en una entrevista brindada al medio estadounidense Insider.

Los datos recolectados permiten sacar conclusiones elocuentes. En contraposición al 13.6% de las personas consultadas que manifestó haber mejorado su vida sexual gracias a la cuarentena, 43.5% de las personas consultadas contestó que su vida sexual ha empeorado. “Es normal que la cantidad de sexo en la vida de una persona fluctúe. Es esperable que el nivel de sexo baje en períodos de altos niveles de estrés y ansiedad. Por eso, que ocurra durante estos momentos, es perfectamente normal.”, detalló el psicólogo.

Según explica el investigador, el gran responsable no es otro sino el estrés. El cambio de vida producido por la necesidad de encerrarse para combatir el virus, sumado al proceso de adaptación a los cambios que ello genera, aumenta significativamente el estrés en las personas. El estrés que produce esta situación es comparable a tener un hijo, atravesar un divorcio o perder un trabajo, escenarios en los cuales, generalmente el deseo sexual baja. “En la mayoría de los casos este tipo de situaciones son pasajeras. Cuando el factor que genera el estrés desaparece, el deseo sexual vuelve. Siguiendo este razonamiento, deberíamos observar como la actividad sexual de las personas se incrementa conforme las cosas vuelvan a la normalidad.”, comentá Lehmiller.

Pero no todas son malas noticias. El estudio que será publicado en el próximo número de la prestigiosa revista Leisure Sciences también detalla que la inclinación de las personas a probar nuevas actividades ha aumentado. Tal es así que 1 de cada 5 admitió haber probado algo nuevo, en términos sexuales, durante la pandemia. Dentro de esas nuevas experiencias, las que más se repiten son el sexting, cumplir una fantasía y probar nuevas posiciones a la hora de tener sexo.  “Las personas están teniendo sexo de manera diferentes. Es un tiempo de exploración y experimentación sexual en el que algunas personas ven un avance”, sentenció el investigador.

Galería de imágenes

En esta Nota

Más en

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario