">
 

Las cinco cartas ganadoras

| | Las cinco cartas ganadoras

Dicen que los jugadores de póker son muy codiciados por ellas, ¿cómo encarar según el poker?

En esta nota: , , , , , ,

1 – As de corazones

Las primeras manos hay que jugarlas sin mostrar las cartas. Se trata de medir al rival y sacarles información. Que se relajen, que hablen. En términos de levante: el primer estímulo debe ser mental, más allá de lo físico. Un player con un carácter divertido, empático y de fácil conversación, resulta más estimulante para una mujer. De igual modo, hombres seguros de sí mismos, con carácter recio pero agradable, también pueden resultar un estímulo. La psicoanalista Adriana Guraieb, miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina, afirma que lo mejor en estos casos, donde ambos están tensos, es “buscar empatía y complicidad para reírse, sin criticar”. “El buen humor es una herramienta fantástica para procesar las cosas de otra manera”, acota Graciela Spinelli, investigadora del humor como herramienta de intervención en la Universidad Maimónides. Spinelli explica que la risa “ayuda a liberar endorfinas, serotonina y resulta un calmante natural para el cuerpo”. Por eso funciona tan bien además de lo psicológico en lo físico a la hora de relajarlas y bajar bombachas. Que tus primeras jugadas sean para aumentarle la seguridad en sí misma…

¿El dato? Apenas 30 segundos de abrazo aumentan los niveles de oxitocina, una de las hormonas que las predisponen para el sexo… buscá la oportunidad y no te vas a arrepentir.

foto-1

2 – Bluffing, o en criollo: chamuyo

En el póker se dice que uno no juega con las cartas que tiene, sino que se juega con el rival. El player promedio trata de mostrarse ganador él, cuando en realidad lo que hay que hacer es dejarla ganar a ella. Inflarle el ego al máximo. Cuando una mujer se ve atractiva, aumentan las ganas de probar sus capacidades amatorias. Si se siente ganadora probablemente se animará a jugar más fuerte sus cartas. Pero seamos sutiles. Uno de los principales motivos para el NO a las relaciones sexuales es que el hombre haga sentir a la mujer como un objeto, con técnicas de seducción machista. El “qué buen ‘par’ para acabarlo con esta ‘pierna'”, dejalo. La diferencia entre seducir y acosar…

Dato para pensar: 91% de las mujeres valora negativamente el “exceso de roce”, sobre todo cuando se practica de forma reiterada…

3 – Teniendo en cuenta las hormonas

Esto es como encontrar el momento justo en la mesa para un “all in”, es que durante los días más fértiles, la mujer está más predispuesta a tener relaciones sexuales, y por el contrario, durante la menstruación, casi el 75% de las mujeres se muestran poco o nada receptivas a mantener relaciones sexuales, independientemente de que haya otros factores que puedan estimularla. Los síntomas del período son para irse al mazo, de la misma manera que la preovulación es para apostar.

El dato de fuego: 68% de las encuestadas se mostraron más enérgicas los primeros días después del período. Es sin lugar a dudas el momento donde jugar la carta, el resto del tiempo hay que jugar con cautela o irse al mazo durante el período.

foto-2

4 – Analizar en profundidad

Así como a nosotros, la falta de sexo las afecta en más de un aspecto, se les nota en la piel. Y no es un decir… ese déficit sexual afecta la tonicidad muscular, propicia los dolores musculares, la aparición de manchas en la piel y más acné, la caída del pelo y fractura de uñas (no todo es cuestión de tener el mejor champú del mercado). eso mismo se transmite a otros aspectos como por ejemplo su actitud: se la ve retrotraída, poco sociable, pesimista y con cambios de humor bruscos la famosa “malco”). Por eso sin dudas conviene ponerle fichas a esa jugadora de bajo perfil que pasás por alto… es que con un par de cartas que quiebren su actitud negativa, más rápido entregará su pozo y se jugará al all in. Y luego, nada funciona mejor para que una mujer quiera volver a apostar al sexo, que haber ya tenido una experiencia placentera.

Fundamento estadístico: las mujeres que no tienen relaciones sexuales carecen de un 30% de anticuerpos comparadas con alguien que las practica con frecuencia. ¡Ayudala a que no se enferme!

5 – Maestro Zen

No es cuestión de entrar como colectivo lleno, tomarse su tiempo suele ser una señal con la que ellas decodifican a una persona que sabe lo que hace. El hombre comete a veces un grave error en la cama y el juego: buscar sólo ganar y su equivalente en lograr la penetración. Para muchos, de eso se trata el sexo. Pero para las mujeres no. Ellas saben que eventualmente van a “perder”. Entonces eligen con quién y como. Son amantes del juego. “Los hombres sólo quieren terminar y ellas seguir jugando”, apoya León Gidín, profesor titular de Sexualidad en la UAI. Dale fichas, dale cartas, que el juego no termina en un par de manos (aunque hayas terminado en tus manos mucha veces).

¡Más datos!: 52% de las mujeres disfruta más el juego previo que la penetración. Por otra parte, el 67% se queda con ganas de seguir jugando. A tomar en cuenta antes del “all in”.

 

foto-3