domingo 29 de marzo de 2020
Perfil.com
DEPORTES | 25-09-2019 13:46

“Voy al gimnasio” ¿La principal excusa de los infieles?

¡Mirá lo que dice este estudio!

AshleyMadison.com es el sitio web número uno a la hora de encontrar pareja si lo que se busca es ser infiel. Actualmente opera en 25 países alrededor del mundo incluyendo Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Japón y Sudáfrica. Su mecánica es bastante similar a la de cualquier sitio de citas, basta con crear un usuario para poder entablar una conversación a través del chat. Sin embargo, al estar especialmente diseñada para que personas casadas o en pareja puedan estar tranquilos mientras son infieles, resguarda la identidad de los usuarios con mayor seguridad.

Leé también
JJ.OO. de Tokio sin sexo

Recientemente el sitio web ha elaborado una investigación, encuestando a sus usuarios, para determinar cuál es el patrón más común a la hora de ser infiel. Lo cierto es que ir al gimnasio es el primer motivo por el cual los hombres son infieles. "Las personas en la encuesta de Ashley Madison informaron que hacen ejercicio para verse bien, pero también porque quieren gustar a los demás", explicó Paul Keabe, director de estrategia de la empresa.

Además según el análisis realizado a partir de las respuestas de las personas encuestadas, más de la mitad de los hombres deciden hacer ejercicio para tener éxito en una nueva conquista y no para agradar más a su pareja actual. Como si esto fuese poco, la ciencia ha demostrado que aquellas personas que se ejercitan regularmente manifiestan un incremento en su libido desencadenando un combo muy proclive hacia la infidelidad. Según explica Keabe: "Creo que esa es la razón por la que comenten infidelidad. Además existen pruebas sólidas de que aquellas parejas en las que el deseo sexual no está igualado hay más probabilidades de que se cometa una infidelidad”.

Por otro lado la excusa del gimnasio resulta ideal para salir de casa. Los hombres que asisten regularmente al gimnasio pueden tomarse más de dos horas en volver, incluso hasta bañados, sin levantar sospecha alguna. Sin embargo Keabe no cree que el hecho de visitar un gimnasio regularmente sea señal de infidelidad: “No siempre es una señal de infidelidad en el 100% de los casos. Pero sí que hay que admitir que cuando uno de los dos miembros de la pareja va al gimnasio y el otro no, se abre un agujero más grande entre nosotros, un desconocimiento de una parte de la vida".

Galería de imágenes

En esta Nota

Más en

Comentarios