">
 

Cuatro posturas de yoga para mejorar la sexualidad

| | Cuatro posturas de yoga para mejorar la sexualidad

Asanas que mejoran estimulación de los órganos sexuales y potencian el deseo en mujeres y hombres.

En esta nota: , , ,

Ya nadie duda de los beneficios de la actividad física sobre la sexualidad. Conocer el organismo humano es fundamental para poder disfrutarlo y el yoga es una disciplina milenaria que no sólo involucra a nuestro cuerpo físico, sino que entiende al ser humano como una unidad entre mente, cuerpo y emociones.

El sexo es una de las maneras en que el ser humano occidental busca la sensación de unidad. Tener buen sexo mejora las relaciones personales con otros y con uno mismo.

La psicóloga canadiense Lori Brotto hace años que investiga los efectos del yoga y la meditación sobre la sexualidad. La investigadora entendió que a través de la meditación, la mayoría de las mujeres lograban mejoras significativas en su lubricación y en la percepción subjetiva del deseo sexual.

Otros estudios interesantes se realizaron en la India por una revista especializada, “The Journal of Sexual Medicine”. Uno de ellos se llevó a cabo con hombres que comenzaban en el yoga. Como resultado, incrementaron su deseo sexual, mejoraron la erección, el control eyaculatorio, la confianza y la satisfacción post- coito.

El estudio realizado en mujeres que también comenzaban a practicar yoga llegó a la conclusión que, a través de la práctica, mejoraron su sexualidad en general, aumentaron el deseo, la lubricación, disminuyeron los dolores y alcanzaron orgasmos más intensos y mayor satisfacción.

Recomendamos cuatro posiciones o asanas que favorecen la actividad sexual:

* Pinza. Esta postura es una de las posiciones que ayudan a mantener la salud y la juventud.

1. Sentate con las piernas extendidas, los pies juntos y la espalda derecha.

2. Inhalá levantando los brazos.

3. Exhalá inclinando el tronco hacia adelante, llevando tus manos hacia los pies.

* Mariposa. Sirve para relajar las piernas y estimular los órganos sexuales.

1. Sentate con la espalda derecha y doblá las piernas uniendo las plantas de los pies.

2. Dejá que las rodillas caigan hacia los lados y llevá los muslos en rotación interna.

3. Acercá los talones hacia la pelvis manteniendo la parte exterior de los pies en el suelo y, si podés, sujetá los pies con las manos.

* El puente. Ayuda a fortalecer y tonificar los músculos del suelo pélvico. Ayuda a lubricar, a controlar la eyaculación y la erección.

1. Acostate boca arriba.

2. Apoyá las plantas de los pies en el suelo, cerca de los glúteos y en la línea de los hombros.

3. Inhalá y empujá con los pies contra el suelo elevando las caderas.

4. Exhalá y volvé a apoyar la espalda en el piso vertebra a vértebra.

* Postura del niño. Esta asana ayuda a relajarse y conectarse con uno mismo.

1. Arrodillate en el suelo y sentate sobre los talones.

2. Separá las rodillas y, exhalando, inclinate hacia adelante hasta que el torso quede sobre los muslos.

3. Apoyá los antebrazos en el piso a los costados del torso y colocá las manos hacia arriba.