¿Cómo evitar los errores más odiados del sexo?

| | ¿Cómo evitar los errores más odiados del sexo?

Cómo comportarse mejor en la cama y no cometer equivocaciones que te dejen sin nada.

En esta nota: , , ,

Por suerte, desde hace décadas, tanto los varones como las chicas sin pudores disfrutan del sexo por igual. Por lo general, los hombres son algo más exigentes pero, según las mujeres han ganado terreno en el placer y aprendieron a exigir lo que les gusta.

La mayoría de los varones hacemos un culto de lo eficaces y expertos que somos en el sexo. Sin embargo, cabe la posibilidad que tu chica no esté contenta si realiza estas ocho acciones a la hora de tener relaciones sexuales.

Caricias. Muchos hombres son brutos y hasta, en ocasiones, parece un ataque en vez de un acto de amor. Hay que ser más más delicado o podés correr el riesgo de bloquear el placer de tu chica y perderla.

Las lolas. Es una de las partes que más excita a las chicas y a la mayoría de los varones nos encanta jugar con ellos. Pero hay que prestar atención a controlar la fuerza, porque son sensibles, como las chicas y pueden sentir un dolor grande.

Calidad más que cantidad. Los varones nos enorgullecemos de “tres al hilo”, “dos sin sacarla” y tonterías por el estilo, olvidando la la calidad, que es lo que les importa a las chicas.

Tiempo a la previa. No todo el placer se debe a la penetración. Las chicas tienen un montón de puntos débiles que las puede excitar; así que hay que laburar un poco y dedicarle tiempo a las caricias y besos antes del coito.

En silencio puede ser más caliente. Hay frases románticas o hot que pueden sumar. Pero por favor, terminemos con frases como “¿Te gusta?” o “¿Lo hago bien?”. ¡Pueden terminar con el placer para siempre!

La oreja. Los surrealistas decían que la oreja estaba hecha para la lengua. Pero no todas las chicas consideran excitante tener la oreja babeada, así que no traten de comerse la oreja de su chica porque, aunque es una zona erógena, puede acabar con el sexo antes de tiempo. Hay que saber jugar y no caer en los excesos.

Fetiches raros. Son muy pocas las mujeres que se animan a cumplir las fantasías raras. No todas te van a decir que sí a chuparte el dedo gordo del pie o que te deje vestir con su ropa interior. Hay que consensuar las fantasías y encontrar el punto de diálogo para que podamos disfrutar en pareja.

Mirá la Galería de fotos.