martes 26 de mayo de 2020
Perfil.com
SEXO | 26-11-2019 12:23

El impresionante tatuaje que se hizo un hombre en el pene

¡Mirá las imágenes!

Lo que hace largo tiempo parecía una

declaración de guerra hacía los canones de belleza hoy se ha vuelto una moda. Mientras

que en otros tiempos tener un tatuaje en la piel obedecía a cierta cultura anti

sistema, hoy es común ver todo tipo de dibujos en distintos cuerpo. Sin embargo,

es en el deseo de romper las reglas que se logran ver cosas impensadas.

Santiago Arcila es un hombre colombiano oriundo de la ciudad de Pereira que, recientemente, ha saltado a la fama gracias a la viralización de su tatuaje. Es que Santiago decidió tatuarse, nada mas ni nada menos, que toda su zona genital incluido su pene. Con la idea de “Tener algo diferente”, así lo define Santiago, le escribió a ocho tatuadores distintos para ver quién aceptaba el desafío del trabajo. De esas ocho propuestas solo recibió respuesta de dos tatuadoras, una radicada en la ciudad de Medellín y otra en la ciudad de Armenia. Finalmente fue Laura Arías, la habitante de Armenia, la que aceptó el reto.

Con algunas dudas en el dibujo fueron los dos, tanto Satiago como Laura, los que decidieron el diseño del tatuaje. Dicho bosquejo se centró principalmente en una serpiente enroscada, con la cola cerca del glande y la cabeza, con la boca abierta, en la zona de la pelvis, y, por encima, una flor de loto de color anaranjado.

 “Yo estaba muerta de susto, pero tenía que ser muy profesional en ese aspecto así que pensé que era simplemente piel y listo y que tenía que experimentar tatuar en diferentes partes del cuerpo”, explicó Laura. Para poder corroborar que Santiago pudiese aguantar el dolor que genera la realización del tatuaje, Laura, en primera instancia, dibujo una línea en el pene de Santiago a modo de prueba. “Hubo apuestas y todo. Y nadie creyó. Hasta que salimos ese día después de hacer la línea y todos quedaron impactados”, contó Laura. Con la prueba superada, cinco sesiones, de varias horas, fueron necesarias para la culminación del dibujo. Sin embargo no todas las sesiones fueron iguales. Dado que el tatuaje cubre distintas partes de la zona genital, también la sensibilidad y el dolor fueron cambiando según en la zona donde se trabajó. Santiago explica que la sesión más dolorosa de todas fue aquella en la que Laura debió trabajar sobre su glande. “El dolor en esa sesión no se compara a las otras 4 juntas”, detalló Santiago.

Galería de imágenes

Más en

Comentarios

Video

Efemérides, por Radio Perfil

Las principales fechas de la mano de la producción de Radio Perfil.

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario